Nuestra historia

Durante más de 15 años, Bugaboo ha inspirado a cientos de miles de padres a salir y explorar el mundo con sus hijos. Hoy, es difícil imaginar salir a pasear por la calle sin ver un elegante cochecito de aspecto robusto. Sin embargo, en 1994 cuando Max Barenbrug, Jefe de Diseño en Bugaboo, diseñó su cochecito para su proyecto de graduación en la Academia de Diseño de Eindhoven, era el primero de este tipo. El cochecito modular, cargado con un sinfín de funcionalidades que se podían usar perfectamente tanto en la ciudad como en el bosque, era un concepto completamente nuevo en esa época.

Lo que siguió fueron cinco años de perseverancia y, muchos viajes a China y Taiwan, ya que Barenbrug y su socio Eduard Zanen buscaban un fabricante que creyera en el producto tanto como ellos. No fue hasta que decidieron producirlo ellos mismos y poner en marcha su propia fábrica en el año 1999, cuando las cosas realmente despegaron.

Hoy nuestros productos se venden en más de 50 países de todo el mundo. A medida que vamos creciendo, nos esforzamos para inspirar a nuestros consumidores con productos innovadores que no pasan de moda y hacer que la vida en movimiento sea más fácil. No hay nada que nos motive más que un Bugaboo que ha visto mundo, con las ruedas llenas de barro y con un sinfín de historias que contar.


Siéntete libre, muévete con total libertad

Nos consideramos creadores de conceptos de movilidad. A Max Barenbrug siempre le ha fascinado el movimiento y el transporte personal; de niño, pasaba horas y horas en el cobertizo de su padre creando y arreglando bicicletas y, luego motocicletas y coches. "Desde que era un niño me apasionan las ruedas. Las ruedas te llevan desde un punto A hasta el B con esa sensación de deslizamiento ligero, que te hace sentir libre... Esta sensación de libertad - sin ningún tipo de esfuerzo - te da energía, te hace feliz y, te da fuerzas para ir a todos los sitios. ¡Esta es la sensación que queremos captar cuando diseñamos nuestros productos! Así que, nos emocionamos de verdad cuando, rompemos las barreras y creamos productos revolucionarios con funcionalidades inesperadas que transforman la movilidad personal. Pero, conseguir estos diseños que aportan esta libertad de movimiento comporta muchísimo trabajo. Tienes que persistir y luchar por tus sueños. No puedes conformarte con menos que con una experiencia totalmente "sorprendente" - un producto que hace algo tan increíble y tan útil, que el consumidor sólo pueda decir que va a hacer que se sienta bien".

"Queremos que salgas a explorar el mundo"

Nuestro ADN del diseño

Bugaboo siempre ha sido, en esencia, una empresa de diseño. El departamento de innovación, responsable del desarrollo de nuevos conceptos y productos, a día de hoy cuenta con más de 70 empleados. Es el corazón y motor de la empresa. El cochecito original, el Bugaboo Cameleon³, respira el legado de 15 años de diseño Bugaboo. Aunque ha evolucionado con los años, el icónico cochecito "todo-en-uno" sigue siendo insuperable en términos de funcionalidad. Ahora, todos nuestros cochecitos, incluido el urbano Bugaboo Bee, el convertible Bugaboo Donkey, el todoterreno Bugaboo Buffalo y la extensión atleta Bugaboo Runner comparten los mismos principios de diseño Bugaboo: ingeniería y diseño, estética y funcionalidad, forma y función, se han unido en una perfecta simbiosis.

NUESTRA GENTE, NUESTRO PRODUCTO

La Calidad es la clave de nuestro negocio

La calidad siempre ha estado en el corazón de Bugaboo, puesto que queremos que nuestros productos sean duraderos aunque se usen a diario. Por ello, para garantizar la más alta calidad, nos gusta estar a cargo de todo el proceso de desarrollo y producción - desde el primer boceto hasta el cochecito final. Por este motivo, Bugaboo prefiere trabajar con su propia fábrica en Xiamen (China). En la sede central de Bugaboo en Ámsterdam, gran parte se hace a nivel interno, desde la creación de nuevos conceptos y el desarrollo de productos hasta la atención al cliente. Creemos que trabajar con un pequeño grupo de proveedores de confianza significa que puedes forjar relaciones a medio-largo plazo y, garantizar así la calidad y el servicio que Bugaboo representa; esto es lo que llamamos exclusividad sin exclusión.